SOMOS UNA GRAN FAMILIA, participa en el sostenimiento económico de la parroquia. 

El párroco de la parroquia donde me crié decía que “las cosas de Dios se hacen con el dinero de los hombres”. Es cierto que la Iglesia recibe una aportación del Estado (de la famosa “X” de la Declaración de la Renta), pero esto no cubre más que una pequeña parte de sus necesidades.

 

Poco a poco los cristianos vamos tomando conciencia de que el sostenimiento de la Iglesia depende de todos nosotros. Con nuestra colaboración hacemos posible que la parroquia sea un lugar acogedor donde se puedan realizar las distintas actividades litúrgicas, de formación y de vida en comunidad. Además, desde la parroquia se realiza toda una labor social con los más necesitados: los pobres, los enfermos, los niños…

 

De la misma manera que colaboramos con una cuota en el sostenimiento de nuestra comunidad de propietarios o de una asociación, queremos animaros a colaborar también con el sostenimiento de la parroquia mediante una cuota periódica. La diferencia: la cantidad y la periodicidad la estableces solamente tú.

 

Haz un pequeño esfuerzo y colabora con el sostenimiento de tu parroquia. La cuota te la diseñas tú, a tu medida y a tus posibilidades. Habla con los sacerdotes. ¡Ah, y los donativos domiciliados desgravan en tu Declaración de la Renta!

 

Además desde este año también puedes colaborar a través de internet y elegir dónde quieres que vaya tu aportación en las páginas

www.donoamiiglesia.es y www.portantos.es